sábado, 4 de junio de 2011

Segovia, inesperado nido de bolcheviques

La jornada ha sido dura, a las 9:30 de la mañana estábamos recogiendo los bártulos y desayunando napolitanas de jamón y queso con cerveza. A las 11:30 hemos llegado a la Pza. de san Martín todavía algo desconcertados. Condado, el grupo con el que íbamos a hacer la batalla de bandas, no podía tocar por la lesión de uno de sus miembros; en su lugar hemos tocado con los "Winky Tinkis", aunque no sé muy bien cómo se escribe.


      Los instrumentos esperan impacientes a sus dueños


Camarada Javi se ha ocupado de la conducción y de la intendencia con cierto éxito, sin embargo nos han entrado los miedos al ver a un punk rocker de 1ª división negociando las cosas y conduciendo como un veterano del vietcom. Algunos amigos como Ainhoa y Pedro se han venido desde el Bierzo sólo para vernos. No quitamos nuestras gorras de chulapos bolchepichis en su honor. Hemos visto entre las masas a Carmen, Carlos y otros amigos, todos ellos amantes de la vanguardia y la revolución. Hemos podido conversar con un anarquista de La Rioja (rara avis) y unos técnicos con camisetas de 13 Bats y RIP, y sin querer nos hemos puesto a cantar "Última Generación", un momento realmente lacrimógeneo y ochentero.
Al volver hemos repostado en una gasolinera (sandwiches y mediolis) y hemos  llegado al barrio muy destrozados, pero con muy buenas vibraciones.
Con respecto a los barman, todo bien, pero hemos podido detectar un cierto desprecio al arte en general y a la música en particular. No hablemos de marxismo-leninismo.
Sólo decir que Segovia tiene una población underground bastante potente y esperamos volver lo antes posible a montar otro de nuestros shows. Por lo pronto, en Julio vamos a La Grange a grabar lo que esperamos sea nuestro próximo disco.
Salud a tod@s l@s herman@s que estuvisteis allí, y esperamos volver pronto a esa maravillosa tierra.
Segovia on our mind.

No hay comentarios:

Publicar un comentario